Comparte

La Arquidiócesis de México hizo eco del llamado del Papa Francisco y su “tolerancia cero” contra el abuso sexual a la niñez por parte de sacerdotes, actos que, dijo, deben ser denunciados y desterrados para siempre de las estructuras eclesiales.

En el Editorial del Semanario “Desde la Fe”, titulado “Crisis de moralidad”, resaltó que estos hechos cometidos durante décadas al interior de la Iglesia, evidencian una crisis de moralidad.

Se trata de “heridas de una actitud clericalista que duelen en el Santo Pueblo de Dios, pero frente a las que el Papa Francisco ha reafirmado una vez más su postura en el sentido de que, si en el pasado, la omisión ante estos actos fue una indigna forma en que se dio respuesta a las víctimas, hoy la Iglesia quiere solidarizarse con ellas”.

Para ello, ha dejado claro que denunciará todo aquello que ponga en peligro la integridad de cualquier ser humano, especialmente de la niñez.

Comparte