Comparte

El Gobierno de Estados Unidos evalúa un informe de una fuga en una planta de energía nuclear china, después de que una empresa francesa, que es dueña en parte de la central y ayuda a operarla, advirtiera de una ‘amenaza radiológica inminente’ en ella, informa este lunes la CNN.

La empresa Framatome advirtió que la autoridad de seguridad china estaba elevando los límites aceptables para la detección de radiación fuera de la planta de energía nuclear de Taishan, en la provincia de Guangdong, para evitar tener que cerrarla. Así lo afirma la compañía francesa, filial del gigante de la energía EDF, en una carta enviada al Departamento de Estado de EE.UU. obtenida por CNN, que también ha hablado con funcionarios que conocen el incidente.

A pesar de la alarmante notificación de Framatome, la compañía francesa que gestiona la central, la administración que preside Joe Biden cree que la instalación aún no se encuentra en un ‘nivel de crisis’.

Comparte