Comparte

La francesa Emmanuelle Charpentier y la estadunidense Jennifer Doudna, fueron galardonadas con el Premio Nobel de Química por sus investigaciones sobre las «tijeras moleculares», un innovador avance para modificar los genes humanos y reescribir el ADN.

En 2012, las dos genetistas revelaron a la revista Science una nueva herramienta con la que se podía simplificar el genoma, mecanismo nombrado como Crispr/Cas9, mejor conocido como «tijeras moleculares».

El premio busca recompensar «un método de edición de genes» que ayuda a desarrollar nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad la cura a enfermedades hereditarias.

 

 

Comparte