Comparte

 

La empresa Johnson & Johnson no podrá usar cerca de 60 millones de dosis de su vacuna contra el Covid-19, por posible contaminación, así lo decretaron los reguladores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

De acuerdo con el diario estadounidense The New York Times, la FDA planea permitir que se distribuyan unas 10 millones de dosis de la vacuna de J&J en Estados Unidos, pero bajo la advertencia de que ‘no pueden garantizar que Emergent BioSolutions -la compañía que opera la planta- siguió las buenas prácticas de fabricación’.

Asimismo se señala que la FDA ha pensado qué harán con unas 170 millones de dosis que se suspendieron luego de que se descubriera que empleados de Emergent contaminaron un lote de vacunas de J&J.

Debido a esta contaminación, la FDA se vio obligada a cerrar la fábrica a mediados de abril y enviar un equipo de inspectores. Emergent es uno de los varios contratistas de Johnson & Johnson que produce su vacuna a granel.

Al menos 60 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca producidos en la misma planta esperan a su vez el visto bueno de la FDA para ser exportadas.

Comparte