Comparte

A lo largo de la actual administración, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha perdido 2.2 millones de pesos diarios por el robo de combustible, cifra que podría repuntar en próximos meses con el aumento de tomas clandestinas.

Según diversas solicitudes de Transparencia, entre 2019 y 2021 la empresa productiva del Estado detectó un quebranto económico de 2 mil 464 millones de pesos, derivado de las afectaciones que generan criminales en ductos e instalaciones.

Las pérdidas diarias por el ‘huachicol’ podrían aumentar significativamente debido a que en el primer trimestre de 2022 se han identificado 3 mil 199 tomas clandestinas en diversos estados del país.

Tan sólo en el primer trimestre de 2021, el número de vulnerabilidades a los ductos de Pemex sumó 2 mil 790 reportes, lo que significó una variación absoluta de 409 ilícitos registrados.

Comparte