Comparte

Karla Méndez

Xalapa. En Veracruz y en el país no existe una regulación o normatividad, que obligue a que mujeres ocupen cargos directivos ni de primer en nivel en el poder judicial y en el legislativo.

El consejero del OPLE, Juan Manuel Vázquez Barajas, consideró que las mujeres tienen las mismas oportunidades de ocupar cargos relevantes, sin embargo, hasta ahora se ha evitado que estén en puestos líderes, pues es una situación que se vive desde hace muchos años atrás y se debe erradicar.

Puntualizó que se debe “romper el techo de cristal”, puesto que las mujeres, sean diputadas, abogadas, juezas, magistradas entre otras, deben tener la oportunidad y el derecho de poder integrar los máximos órganos de dirección de los tres poderes en México, entre ellos la Suprema Corte de Justicia de la Nación en donde solamente se tiene dos ministras de once que conforman este poder.

Vázquez Barajas, destacó que las mujeres organizadas en todo el mundo consideran que para romper este “techo de cristal” deben ocupar puestos de dirección en donde puedan definir políticas públicas y administrar el presupuesto.

Consideró que este fenómeno no solo se presenta en el poder público de Veracruz, sino que lo tienen el resto de las entidades federativas.

Al respecto comentó que se debe de organizar un marco regulatorio que llevara a que, si bien los avances del derecho electoral y del marco constitucional y legal que ha habido para lograr la paridad desde el enfoque de la elección de mujeres candidatas, ahora es un área de oportunidad para trasladar esa experiencia hacia un marco regulatorio hacia los congresos de los 32 estados y hacia el poder legislativo.

Recomendó a título personal que se revise ese marco regulatorio y que se puedan establecer los mecanismos y los procedimientos para definir las posiciones y que haya mujeres en los puestos directivos y que con ello ojalá no solo se aplique al poder legislativo, sino que también sea retomado para el poder judicial.

Finalmente, recordó que, en el caso del Congreso del Estado, en las anteriores legislaturas, el que una mujer ocupara un cargo dentro de la mesa directiva se lograba gracias al consenso y los acuerdos políticos entre las fracciones parlamentarias.

Comparte