Comparte

Este jueves, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, descartó supuestos abusos policiales en la marcha celebrada ayer en la capital por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, a pesar de que terminó con al menos 20 mujeres y 23 policías lesionadas.

La funcionaria aceptó que en la protesta que reunió a un millar de mexicanas y a un número similar de agentes dejó con confrontación entre la policía y las manifestantes, pero señaló que fueron varias mujeres policías las que resultaron heridas y reveló que en la movilización se dio atención médica, en el lugar, a 20 civiles, según un reporte oficial.

Añadió que unas 23 policías resultaron lesionadas; seis de ellas fueron trasladas al hospital, conscientes y fuera de peligro.

«Yo no veo abuso policial, al contrario, lo que veo es un daño a las mujeres policías por parte de un grupo muy pequeño de manifestantes».

Explicó que la policía entró en acción “cuando hubo riesgo en edificios como la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional” y hacia “un plantón de opositores” concentrados contra el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Ante esas acciones cientos de policías de la capital mexicana encapsularon a las mujeres y las contuvieron dentro de la plaza del Zócalo, donde algunas de ellas ingresaron al campamento del ultraconservador Frente Nacional Anti Andrés Manuel López Obrador (FRENAAA), opositor al presidente de México.

Sobre el saldo de lesionados, Sheinbaum Pardo aseguró que algunas personas que estaban en la catedral resultaron heridas además de algunas manifestantes quienes “por el uso de fuego y de petardos se lastimaron a sí mismas”, y la veintena de policías.

Comparte