Comparte

Una explosión de gas causo el colapso de un edificio de 10 pisos la mañana del lunes en Magnitogorsk, Rusia. Este miércoles los rescatistas recuperaron más cadáveres de entre los escombros, elevando la cifra a 22 víctimas mortales.

Un bebe de 11 meses fue rescatado con vida de entre los escombros el martes, casi 36 horas después del derrumbe. El menor de edad seguía grave pero estable hoy en un hospital infantil de Moscú. Fue trasladado en un avión del Ministerio de Salud a la capital, a 1,400 kilómetros de la ciudad.

‘La niña fue hallada gracias a su llanto durante los trabajos de búsqueda. Uno de los rescatistas la oyó y de inmediato se organizó una operación de salvamento’, dijo a la agencia Interfax un portavoz del Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia.

Comparte