Comparte

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos elevó a 317 el número de muertos por la violencia en Nicaragua, que inició en abril pasado y denunció prácticas de persecución judicial y criminalización contra opositores al régimen.

La cifra de muertes reportada y recabada en el terreno por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), incluye 23 niños, niñas y adolescentes, así como 21 policías.

Antonia Urrejola, comisionada de los Derechos Humanos, aseguró a través de un comunicado que la Comisión condenó todos los asesinatos e instó al gobierno de Nicaragua a investigar “con prontitud y seriedad cada uno de estos crímenes”.

“El Estado (nicaragüense) debe llevar un registro actualizado, confiable y transparente de todas las muertes”, se lee en el comunicado.

Comparte