Comparte

Los asesinatos de periodistas son una tragedia para nuestra profesión, pues no hay consecuencias para sus autores, sentenció el fotógrafo ganador cuatro veces del World Press Photo, John Moore, quien reconoció que para el periodista, México año tras año sigue siendo un lugar peligroso, sobre todo por la impunidad  que existe.

Invitado a la clausura del Festival Internacional de Fotografía Periodística y Documental Mirar Distinto, comentó que es triste que para trabajar en esta profesión, el mundo de los narcotraficantes sea fatal, dependiendo de la cobertura.

“Como no soy periodista mexicano, quiero ser cuidadoso como contesto, porque no es mi realidad, pero hay que medir el riesgo en cualquier cobertura, pensar en tu vida y hacer la mejor cobertura posible, la más honesta y más verdadera, dado que estamos trabajando a veces en situaciones verdaderamente peligrosas”.

Entrevistado tras ofrecer una conferencia magistral, expresó que es necesario seguir adelante con el trabajo periodístico a pesar de los golpes, sin embargo lo más difícil como padre es sentir el dolo de las personas y en especial de los niños, que por su inocencia, afecta emocionalmente.

Comparte