Comparte

Alrededor de 110 civiles fueron asesinados en un ataque en los arrozales ubicados en la aldea de Koshobe, Nigeria, que sufre la violencia de una insurgencia yihadista de Boko Haram desde hace más de diez años, según un balance de la ONU.

«Rebeldes armados llegaron en motocicletas y llevaron a cabo un brutal ataque contra hombres y mujeres que trabajaban en los campos de Koshobe», declaró el coordinador humanitario de la ONU en Nigeria, Edward Kallon.

«Al menos 110 civiles murieron cruelmente y muchos más resultaron heridos», confirmo Kallon, quien calificó el ataque como el más sangriento realizado contra civiles este año en esa región.

Oficiales de una milicia de autodefensa progubernamental informaron de un primer balance de más de 40 agricultores muertos: «Encontramos 43 cuerpos sin vida, todos fueron degollados», informó Babakura Kolo, responsable de dicha milicia.

«Es sin duda alguna obra de Boko Haram que opera en la región y ataca frecuentemente  a los agricultores», agregó. «Amordazaron y degollaron» a estos trabajadores agrícolas, que faenaban en arrozales», comentó.

Comparte