Comparte

Un tribunal alemán declaró culpables el jueves a dos exempleados del fabricante de armas Heckler & Koch por su participación en el suministro de armas que terminaron en zonas conflictivas de México, y exigió el decomiso de las ganancias por su venta por un total de aproximadamente 3.7 millones de euros (4.2 millones de dólares).

Algunas de esas armas fueron usadas en Iguala durante la noche en la que desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La corte dijo que la compañía entregó 4.219 fusiles semiautomáticos, dos metralletas y 1.759 barriletes a México, que fueron vendidos en los estados de Jalisco, Chiapas, Chihuahua y Guerrero. Las exportaciones se llevaron a cabo entre 2006 y 2009

El Universal.

Comparte