Comparte

Las actrices de Hollywood Felicity Huffman y Lori Loughlin están entre casi 50 personas acusadas por una estrategia en la que padres ricos sobornaron a entrenadores y personal en centros de estudio para ayudar a sus hijos a ingresar a algunas de las universidades más elitistas de Estados Unidos, dijeron fiscales.

«Estos padres son un catálogo de riqueza y privilegio», dijo el fiscal Andrew Lelling al anunciar el caso federal de 25 millones de dólares en sobornos.

Lo calificó como el mayor fraude de admisión a universidades que el Departamento de Justicia estadunidense haya procesado.

Al menos nueve entrenadores deportivos y docenas de padres están entre los acusados. En total 46 personas habían sido arrestadas para el mediodía de este martes, incluidas Huffman y Loughlin, en una investigación apodada Operation Varsity Blues, dijeron las autoridades federales.

Los fiscales dijeron que los padres pagaron asesorías para admisiones desde 2011 hasta el mes pasado con el fin de sobornar a entrenadores y administradores para que estos etiqueten a sus hijos como deportistas, alteren calificaciones de pruebas y hagan a otros tomar clases en internet con el fin de incrementar las posibilidades de sus hijos para ingresar a ciertas universidades.

Los padres gastaron entre 200 mil y 6.5 millones de dólares para garantizar la admisión de sus hijos, dijeron funcionarios.

Comparte