Comparte

Las horas, los días, semanas y años pasan rápido, hoy se cumplen dos años de la fatídica noche del 28 de noviembre del 2016, una fecha que quedara enmarcada por la tragedia para la posteridad.

77 personas partían con rumbo a cumplir los sueños de sus vidas, en especial los integrantes del Chapecoense de Brasil, que estaba a unos días de alcanzar la gloria eterna en la súper final de la Copa Sudamericana.

El destino marcaba Medellín, Colombia, lugar donde se desarrollaría la final de ida entre el Atlético Nacional de Colombia, contra el Chapecoense de Brasil, el Atlético buscando su primer título en su tercer intento, mientras que el modesto Chape, vivía un cuento de hadas al sorpresivamente derrotar en semifinales al club argentino San Lorenzo de Almagro.

El reloj marcaba minutos antes de las 22 horas, cuando los radares perdieron contacto con el avión AVRON 2933, mismo aeroplano, era encargado de transportar al equipo brasileño Chapecoense, cuerpo técnico y diversos periodistas reconocidos del país sudamericano.

De inmediato se implementó una búsqueda exhaustiva en la zona donde fue visto por última ocasión el aeroplano, la oscuridad y la lluvia eran fuertes enemigos en resolver el misterio de lo que acontecido aquella noche.

Lamentablemente las noticias no tardaron en llegar procedentes de Cerro Gordo, municipio de la Unión en Colombia, cuando pobladores alertaron sobre un fuerte estruendo. Autoridades y grupos de rescate acordonaron la zona en búsqueda de supervivientes, donde desgraciadamente solo 6 personas fueron halladas con vida.

Una sobre cargo, un técnico de aviación y 4 futbolistas entre ellos; Neto, Follman, Alan Ruschel y Danilo, fueron rescatados entre los escombros, lamentablemente este último feneció en el quirófano, debido a sus terribles heridas, no obstante, Danilo conmovió con su historia, al llamar a su esposa horas antes de entrar a quirófano, como premonición que podría fallecer minutos más tarde.

Fueron en total 71 víctimas de esta negligencia aérea, donde por falta de combustible el avión se precipito a solo 10 minutos, de llegar a su destino final.

Posteriormente, alrededor del mundo diversos homenajes le rindieron a las victimas caídas en el accidente aéreo, la CONMEBOL otorgo el 5 de diciembre el título de campeón al club brasileño, en honor a los jugadores que disputarían el juego de sus vidas.

Hoy, a dos años del accidente, aficionados brasileños recuerdan con nostalgia a sus héroes que les dieron felicidad, a un precio muy costoso con la tragedia, donde de haber sabido el desenlace, hubieran preferido perder en la última jugada de las semifinales, cuando el esférico fue detenido milagrosamente por el guardameta Danilo, quien se convertiría en la última víctima.

Comparte