Comparte

Bogotá

Cerca de 25 mil personas del noreste de Colombia tienen restricción en el suministro de agua tras un ataque atribuido a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra un oleoducto cuyo crudo contaminó el río que los abastece, informaron este martes autoridades.

El atentado ocurrió en un tramo del oleoducto Caño Limón Coveñas y sería el segundo ataque a un campo petrolero en cuatro días, confirmó una fuente de la estatal Ecopetrol.

El servicio de agua fue suspendido por la empresa de acueducto del municipio de Tibú, cerca a la frontera con Venezuela, debido al derrame de petróleo en el río que lleva el nombre del pueblo.

La alcaldía local activó un «plan de contingencia» para capotear el desabastecimiento.

Según el mandatario, el servicio podrá restablecerse en «casi veinte días», mientras se descontamina el río.

«Es el atentado número 14 en lo ocurrido del año y presumiblemente sí es del ELN», dijo el ministro de Defensa, Guillermo Botero, citado en un comunicado.

El gobierno no descarta que los responsables del atentado ocurrido el domingo sean rebeldes del ELN, que ese día comenzaron una tregua de alto al fuego durante la celebración de la Semana Santa en el país.

Comparte