Comparte

Quienes buscan quitarse la vida son personas enojadas, con tendencias psicóticas, que han perdido la noción de la realidad, sin embargo, quieren vivir mejor, por lo que familiares, amigos y compañeros deben ayudarlos a que no cometan un acto suicida.

Esta problemática, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado un aumento del 60 por ciento a nivel global en los últimos 45 años, por lo que debe ser dada a conocer para impedir su crecimiento, de ahí la importancia del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora este 10 de septiembre.

Para los suicidas es casi imposible expresar su enojo con los demás, por lo que direccionan ese sentimiento de odio hacia ellos mismos y mientras alguien sano mentalmente sólo desea desaparecer cuando se enfrenta a situaciones de frustración o cansancio, los suicidas son personas que constantemente tienen pensamientos de muerte, que después se transforman en planes para acabar con su vida.

Existen dos tipos de suicidas: los que quieren quitarse la vida como única salida para acabar con su dolor y los que buscan castigar a los demás con su muerte.

Ante el incremento del aislamiento y conductas extrañas, especialistas advierten a familiares, amigos y compañeros estén atentos y dispuestos a escuchar a una persona que piensa en quitarse la vida.

Comparte